martes, 22 de agosto de 2017

los hongos de max brödel




Max Brödel (1870-1941) fue conocido principalmente por sus ilustraciones médicas entre finales de 1800 y principios de 1900. Fue el primero en instaurar la profesión en América y, por tanto, está considerado como el padre de la ilustración médica moderna. Estudió Bellas Artes en la Academia de Leizpig. En 1888, después de graduarse, comenzó a crear ilustraciones anatómicas y científicas para el Dr. Carl Ludwig, director del Instituto de Fisiología de la Universidad de Leipzig. Brodel rápidamente aprendió que la ilustración médica no era fácil sin tener un fondo en la ciencia o la medicina. En 1894 ya se había convertido en ilustrador para la Escuela de Medicina de Johns Hopkins. No tuvo más remedio que sumergirse en la medicina. Cuando no estaba ilustrando pasaba la mayor parte de su tiempo leyendo textos médicos, observando cirugías y diseccionando cadáveres.

Como pronto recibiera gran cantidad de ofertas para trabajar en otras universidades, en 1911, en un esfuerzo por mantener a Brodel en Johns Hopkins, se creó un nuevo departamento llamado Departamento de Arte Aplicado a la Medicina, que él dirigiría. El propósito del departamento era formar formalmente a ilustradores médicos y establecer la ilustración médica como una profesión. Brodel trabajó duro durante 30 años para encontrar un equilibrio entre el conocimiento médico y la habilidad artística, y enseñarlo a muchos ilustradores médicos. 

Ideó el método con polvo de carbón para crear una técnica de dos tonos que podría capturar los resplandores brillantes que caracterizan el tejido húmedo vivo. El polvo de carbón implica el uso de papel especial recubierto con capas blancas de tiza o arcilla. El polvo de carbón se acumula luego en el papel en etapas para crear sombra y profundidad. Los resultados son imágenes tonales increíblemente ricas que captan bien la forma.

Pero no todo el tiempo lo dedicó a la Medicina. Hizo dibujos y retratos con carboncillo (en el Charcoal Club de Maryland), los muebles y la casa de muñecas, a mano, para Elisabeth, música en el Saturday Nigth Club, cerveza y vino en los tiempos de prohibición y paisajes grabados sobre el bracket fungus.

Es otra fórmula artística para el uso del bisturí. Al arañar la superficie de este hongo, también llamado applanatum ganoderma, hongo del artista o wildkrafted conk, extraído de la corteza de los árboles, la marca adquiría un nuevo color que permanecía en el tiempo, conservándose estas marcas aún en el hongo ya seco. Max se entretenía rascando paisajes utilizando este hongo como soporte, consiguiendo este fabuloso aspecto de grabado que puede verse en las fotos superiores.

terror injustificable

Como si el tiempo hubiera pasado en balde, el “sí pero” se ha interpuesto de nuevo en las notas de algunos portales digitales de la izquierda alternativa emitidas a raíz de los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils del 17-O. Una secuela de la guerra fría, cuando las atrocidades perpetradas por las dos grandes potencias dependían del color con que se miraran. A menudo viendo la paja en el ojo ajeno y negando la viga en el propio... El terrorismo no tiene enmienda, independientemente de que se haga invocando al Tío Sam, al Capital, Alá, la civilización cristiana o la Sagrada Familia (Marx, Lenin y Stalin).

Algo de aquella errática “cosmovisión” ha aflorado ahora en muchos de los comunicados publicados en los sitios web de las principales sensibilidades que conforman hoy el mapa de la izquierda anticapitalista. Desde Kaos en la Red, hasta CNT y CGT, pasando La Haine, todos a su manera han intentado “contextualizar” una tragedia que se resumía en sendas acciones de terrorismo indiscriminado que ha segado la vida a personas de varias nacionalidades que paseaban tranquilamente por las Ramblas de Catalunya un fatídico viernes de agosto. Un “sí pero” de nuevo presente como reserva mental en esos comunicados revela que para determinadas formas de entender la política no todos los asesinatos merecen la misma condena sin paliativos. Como si la libertad y la vida fueran bienes relativos y hubiera un terrorismo de alta intensidad y otros más llevaderos.

Rafael Gil en Kaos en la Red

lunes, 21 de agosto de 2017

un banjo mejor que un portátil (herzog de nuevo)




Título original: Lo and Behold, Reveries of the Connected World
Dirección: Werner Herzog
Guion: Werner Herzog
Música: Mark Degli Anotoni
Fotografía : Peter Zeitlinger
Intervienen: Kevin Mitnick, Lucianne Walkowicz
Productora: Tree Falls Post, Saville Productions
Año: 2016
Duración: 98 min.
País: Estados Unidos


Como sus demás documentales, Lo and Behold, Reveries of the Connected World  es más un ejercicio lúdico que didáctico. Herzog posee una inagotable fascinación por casi cualquier cosa - volcanes, osos grizzli, aviadores, cavernas, la pena de muerte, accidentes de tránsito, espejismos - y en su sabiduría es capaz de capturar el aspecto sublime y patético de cualquier tema. Nunca va al mensaje obvio o la verdad absoluta, está más interesado en contagiar entusiasmo por aquello que cotidianamente damos por sentado.

YouTube
Naranjas de Hiroshima

liberales y neoliberales

El verano pasado, los investigadores del Fondo Monetario Internacional establecieron un largo y amargo debate sobre el "neoliberalismo": admitieron que existe. Tres economistas de alto rango del FMI, publicaron un artículo cuestionando los beneficios del neoliberalismo. Hablaba de una "agenda neoliberal" para impulsar la desregulación en las economías de todo el mundo, para forzar los mercados nacionales abiertos al comercio y al capital, y para exigir que los gobiernos se contraigan a través de la austeridad o la privatización. Los autores citaron la evidencia estadística de la propagación de las políticas neoliberales desde 1980, y su correlación con el crecimiento anémico, los ciclos de auge y descenso y la desigualdad. 

Hayek se considera el abuelo del neoliberalismo. Incorporó al neoliberalismo el supuesto de que el mercado proporciona toda la protección necesaria contra el único peligro político real: el totalitarismo. Para evitar esto, el estado sólo necesita mantener el mercado libre. Esto último es lo que hace neoliberalismo "neo". Es una modificación crucial de la antigua creencia en un mercado libre y un estado mínimo, conocido como "liberalismo clásico". En el liberalismo clásico, los comerciantes simplemente pedían al Estado que "nos dejara solos" - al laissez-nous faire . El neoliberalismo reconoció que el Estado debe estar activo en la organización de una economía de mercado. Las condiciones que permiten un mercado libre deben ser ganadas políticamente, y el Estado debe ser re-diseñado para apoyar el mercado libre en forma continua.

Esto no es todo: todos los aspectos de la política democrática, desde las elecciones de los votantes hasta las decisiones de los políticos, deben someterse a un análisis puramente económico. El legislador está obligado a dejarlo lo suficientemente solo para no distorsionar las acciones naturales del mercado y así, idealmente, el Estado proporciona un marco legal fijo, neutral y universal dentro del cual las fuerzas del mercado operan espontáneamente. La dirección consciente del gobierno nunca es preferible al "mecanismo automático de ajuste", es decir, el sistema de precios, que no sólo es eficiente, sino que maximiza la libertad, o la oportunidad de que los hombres y las mujeres tomen decisiones libres sobre sus propias vidas.

domingo, 20 de agosto de 2017

sábado, 19 de agosto de 2017

perificación

Un gen llamado ovadas fue identificado en la variedad de tomate que Wannes había colocado en mi mesa, y que crecía en su huerto. En esta variedad de tomate el gen OVATE presenta una mutación que hace que se expresa una versión truncada, no funcional de ese gen. Esta única alteración en el ADN era capaz de cambiar de forma dramática la apariencia del tomate, dejando atrás el formato redondeado y pasando a parecerse mucho con una pera. Si quería tener la respuesta de por qué las peras asiáticas y europeas tienen forma diferente yo tenía que dedicarme a buscar artículos en los que se compararon la genética de las dos especies, y el genoma recientemente publicado de peras europeas (la secuencia del genoma del Proyecto de pera europea) encontraron que las diferencias genéticas entre las dos especies de pera casero son muy grandes. Y una de esas diferencias era exactamente la presencia del gen OVATE mutado en las peras europeas.

viernes, 18 de agosto de 2017

jueves, 17 de agosto de 2017

las catacumbas de los capuchinos de palermo


En las afueras de Palermo, en Via Cappuccini, las catacumbas están situadas bajo un monasterio de la Orden de los Hermanos Menores Capuchinos, que fue originalmente un cementerio en el siglo XVI, y en el que los monjes excavaron criptas subterráneas. En sus orígenes las catacumbas estaban destinadas solamente para los frailes, pero ya en el siguiente siglo, y dado el éxito del costoso proceso de momificación que los monjes habían adquirido en sus viajes misioneros a América del Sur y África del Norte, las familias palermitanas pudientes solicitaron que sus familiares fallecidos fueran depositados en las mismas. Algunas personas describían en su última voluntad el atuendo con el que deseaban ser recordados, otras demandaban que sus ropas fuesen cambiadas regularmente.

Básicamente los pasos que llevan a la conservación de los cadáveres pasaban por mantener el cadáver en una cueva de piedra de tufo, extremadamente porosa, de ambiente muy seco para que el cuerpo “sudase” la humedad durante ochos meses, exponerlo posteriormente al sol para que se secase más y darles después una limpieza de vinagre. El primer cuerpo tratado de esta manera que todavía existe hoy fue el del hermano Silvestro da Gubbio que murió en 1599.

Las más de 2.000 momias de la catacumbas de los capuchinos en Palermo, están ordenadas por salas según su estatus en el mundo: hombre o mujer, sacerdote o profesional, niño o adulto. Existe incluso una cámara para las vírgenes. El panorama resulta notablemente grotesco y no solo por los gestos desencajados de las calaveras, también por las briznas de paja que escapan de los rellenos y las ropas apolilladas de otros tiempos.

En ellas está basada la famosa estampa en la que el genial dibujante y grabador holandés Maurits Corneliis Escher, tras un viaje por el sur de Italia, representa un grupo de sacerdotes momificados, dispuestos en hornacinas y con la sentencia “Ite, missa est“ (Idos, la misa ha terminado) bajo sus pies. En esta imagen, además de un extraordinario y tradicional memento mori (recuerda que morirás), algunos han querido ver un indicio cristalino de la filiación gnóstica y anticristiana del artista, patente en otros aspectos de su obra. Efectivamente, la leyenda sobre el final de la misa parece insinuar el fin de la religión católica.

El gobierno italiano prohibió la momificación en el lugar en 1881, aunque se realizó una excepción en 1920 para la niña de dos años Rosalía Lombardo cuyo cuerpo notablemente bien conservado adopta el sobrenombre de la bella durmiente. Fallecida en 1920, fue momificada a petición de su padre. El encargado de dicha tarea fue el químico Alfredo Salafia, que procedió a embalsamar el cadáver de la niña conforme a su innovadora y duradera técnica. Un reciente estudio con rayos X demostró que el cuerpo, incluidos los órganos, se encuentran en muy buen estado de conservación y con un grado de deterioro muy leve.

Recientemente un equipo de investigadores del Instituto de Momias y Hombre de Hielo de Bolzano (Italia) encabezados por el bioantropólogo Dario Piombino-Mascali ha tenido acceso a las notas personales de Alfredo Salafia, e incluso han podido hablar con descendientes directos del mismo para descubrir la técnica empleada por el embalsamador, que nunca desveló en vida. Ésta consistía en una mezcla de formol diluido en agua que actuaba como desinfectante y eliminaba a las bacterias, saturada en sales de zinc. También incluía alcohol, que junto el clima particularmente seco de las catacumbas podría haber secado el cuerpo de Rosalía y permitir de este modo su momificación; ácido salicílico, que evitaba la proliferación de hongos, y glicerina, que prevenía el excesivo secamiento de los tejidos corporales.

Merece la pena visitar el cementerio contiguo, con hermosos panteoness racionalistas.

miércoles, 16 de agosto de 2017

napoli sotterranea











El subsuelo de Nápoles nació con la ciudad, hace ya 5000 años. Los griegos retiraron gran cantidad de toba para muros y templos, y excavaron una serie de hipogeos funerarios. Los romanos construyeron, en la época de Augusto, un magnífico acueducto y las galerías cueva Cocceio y cueva Sejano.

A principios de 1600 la ciudad era tan extensa que el antiguo acueducto y un sinnúmero de aljibes no fueron capaces de calmar la sed. Así fue que en 1629 un noble napolitano rico, el Carmignano, construyó un nuevo acueducto. En el año 1900 se dejó de excavar para el suministro de agua, abandonando así una red de túneles y tanques de más de 2 millones de metros cuadrados que recorrían el subsuelo de la ciudad. El estallido de la Segunda Guerra Mundial y sus bombardeos, dieron nuevamente protagonismo al subsuelo, cuyas galerías se utilizaron como refugios antiaéreos y hospital militar. Luego se convirtió en un almacén para vehículos incautados. Los visitantes pueden verlos en el recorrido.

Actualmente, algunas de estas cavidades ya no son accesibles, pues se obstruyeron con escombros y otros residuos ilegales a través de los pozos que conectaban calles y edificios con el subsuelo, anulando de este modo su valor histórico y cultural.

Las rutas subterráneas son tres: una a pie a través de tanques y túneles, el recorrido de aventura, con una vela en balsa por el acuífero de aguas subterráneas, y la ruta de espeleología, equipado con el casco y el arnés para explorar los antiguos túneles acueducto subterráneo para llegar a los tanques, todavía parcialmente llena de agua y decorada con símbolos misteriosos.

Napoli Sotterránea
Dagospia
Abandonedography
Viaje a Nápoles 2016

martes, 15 de agosto de 2017

gloria a martín patiño


Se intuía que pasaría alguna cosa. Y pasó. Fueron días muy intensos, no dábamos abasto para rodar todo lo que teníamos que rodar. En Madrid, ¡donde nunca pasaba nada! Todo se transformó y la ciudad se llenó de alegría. Madrid dejó de ser Madrid.

Todo fue rápido, bonito, divertido. Nos lo pasamos muy bien, disfrutamos como locos. Sol era una plenitud total, inesperada. Una propina de la vida. Había vivido algo parecido otras veces, pero no igual.